Para criar a un niño hace falta la tribu entera

         Muchas veces cuando hablamos de crianza consciente, crianza natural, lactancia prolongada… etc. hablamos de comunidades de personas que se encuentran ante una inquietud común y  a esta comunidad muchas veces se la denomina tribu. 

      Tribu tiene varias acepciones. Es difícil saber si estos grupos de madres (y también padres) forman una tribu. El debate es complicado. Muchas veces tribu puede tener un aspecto peyorativo,  puede que la imagen sea la de tribu como subcultura o pueblo subdesarrollado, prehistórico o primitivo. La imagen del cazador y la mujer desnuda por la selva; o tal vez la mente se dirija a otra acepción del término más actual, la de las tribus urbanas, grupos de jóvenes en su mayoría unidos por una estética y  una música común. Pero en  estas tribus de padres no hay una estética común ni mucho menos una música. Estas personas se unen
(debería decir nos unimos) en busca de la protección de la tribu, del apoyo necesario para criar a los hijos de la forma que consideramos más adecuada.


 La cuestión es si estas comunidades se crean de forma natural o si son una unión artificial de personas con pocas cosas en común. Antropológicamente el ser humano necesita vivir en sociedad y dentro de esta sociedad existen subgrupos a los que nos unimos por una u otra afinidad ya sea religiosa, laboral o deportiva. El caso de la crianza consciente es más delicado pues abarca todo un estilo de vida, yo diría más,  una filosofía vital o incluso moral que por desgracia no cubren las familias actuales pues están fragmentadas por el ritmo trepidante de la sociedad. Los abuelos no pueden cuidar de sus  nietos,  casi diría que está mal visto, parece que los hijos abusan de los padres por pedirles algo tan natural como cuidar de un nieto. La madre tampoco puede cuidar de los hijos: sería una situación machista. Tampoco los puedes llevar al trabajo: sería explotación infantil. Sólo queda para las familias llevar a  los niños a la guardería, después al colegio, más pronto que tarde a clases extraescolares y en cuanto pueda al campamento para cubrir también el verano, no olvidemos que muchos padres se quejan de todas las vacaciones que tienen los niños…
Eso sí, luego se les da tiempo de calidad, pero supongo que todo esto da para otro debate mucho más profundo.

El tema del que nos estamos desviando es la tribu. Pienso que las familias sienten la necesidad de sentirse acompañadas. Y aquí cobra especial importancia el contacto con otras familias que tengan una sensibilidad parecida a la nuestra o a la que queremos enseñar a nuestros hijos. La tribu no se forma de manera artificial sino que de forma natural las madres buscan sentirse acompañadas en su embarazo, primero la búsqueda se centra en los espacios conocidos: amistades y familias, pero cuando entra en juego el conocimiento de otra forma de criar (que no de educar) consciente y natural. Una forma de criar que escucha las necesidades de los niños (y no las de los padres) muchas veces entramos en conflicto con nuestros círculos conocidos (incluso los más cercanos) y surge la necesidad de buscar este apoyo en otros grupos, por ejemplo los grupos de lactancia donde las madres se aconsejan y apoyan unas a las otras, de estos puede llegar a formarse una tribu pero es algo que surge sin forzar, nadie dice “vamos a pensar todos lo mismo” sino que las relaciones surgen de forma espontanea, en beneficio de los niños, buscando una protección de la infancia que no aporta la sociedad actual, más preocupada por la comodidad de los adultos que por la estabilidad emocional de los niños. Algo que a la larga pagaremos, si es que no lo estamos pagando ya.

La crianza natural se perdió hace ya varias generaciones, olvidando por el camino algo fundamental, la importancia de una buena base para construir un buen futuro. La niñez no es una enfermedad que se cura con los años  es una etapa fundamental en la que hay que llenar al niño de amor incondicional, respeto y seguridad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...