Las Escuelas Montessori, breve introducción al método montessori

“Educación mediante la libertad en un medio preparado”

El Método Montessori se basa en las teorías científicas de María Montessori, antropóloga y experta en educación quien realizó numerosos estudios llegando a la conclusión de que un ambiente adecuado, cuidadosamente preparado, era fundamental para el desarrollo y la estimulación de los niños, favoreciendo así su aprendizaje.

Fundó su primera escuela en 1907 y más de un siglo después su método sigue plenamente vigente y en evolución.

En las escuelas Montessori niños de distintas edades comparten la misma clase. Pueden escoger libremente la mayoría de las actividades que realizarán cada día, estas actividades están guiadas por un adulto para que los niños aprendan ciertas habilidades pero es el niño el que las desarrolla pues la mayoría de estas actividades son manuales lo que aumenta el interés de los alumnos por llevarlas a cabo y aprender, consiguiendo de esta forma concentración y autodisciplina. Y a pesar de que los niños pueden moverse libremente por el aula normalmente nos sorprende el orden, el silencio y la concentración de los niños en estos espacios, donde existen límites pero no se aplican castigos. 

Los profesores o maestros que siguen el programa creado por María Montessori  son una guía para sus alumnos, los ayudan a descubrir por si mismos, presentan los nuevos materiales que puedan interesarles y animan a los alumnos a  ayudarse entre ellos, a compartir y colaborar, de ahí la importancia de que los alumnos de distintas edades se mezclen en un mismo aula. Además, cuando los mayores ayudan a los pequeños están a su vez reforzando su propio conocimiento al recordar lo ya aprendido y tener que explicarlo, esto mejora su autoestima y el respeto hacia los demás.

Aula de la Escuela Pública de El Boalo (Madrid)

En las escuelas Montessori se respeta el ritmo individual de cada alumno para que desarrolle plenamente su potencial. No se realiza un seguimiento competitivo de los alumnos evitando así las comparaciones de unos niños con otros. A diferencia de la escuela tradicional, el maestro no impone el conocimento al alumno sino que se trabaja en la colaboración adulto-niño con el fin de que el alumno alcance el máximo de sus capacidades intelectuales. 

Las actividades se realizan con materiales y objetos reales que los niños pueden manipular, así por ejemplo, en el método Montessori se cocina de verdad, no imaginando o en una cocina de juguete. Los materiales Montessori son bastante atractivos para los niños y consiguen captar su interés un tiempo prolongado, acostumbrándose así a concentrarse en una tarea.




Las actividades pueden realizarse en grupo o de forma individual, según decidan los propios alumnos. Se aprende a compartir pero también a respetar el espacio de los demás a la hora de trabajar. 

Es importante que el adulto proporcione un ambiente apropiado para la acción y la selección en su aprendizaje pues el objetivo de este método no es llenar la cabeza del alumno con datos académicos sino potenciar su deseo natural por aprender.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...